Adrenalina bajo control


www.diariodeleon.es
Vivir la aventura y aprender a vivirla. Descubrir la montaña, los ríos, los pantanos y las cuevas. Deslizarse por un cañón, andar una senda, navegar entre rápidos. Adrenalina en estado puro con mucho control. Kayak ha domesticado el riesgo. En León.

SUSANA VERGARA PEDREIRA
La vida debe ser una aventura. En eso creen. Y lo practican. Todos los días del año en León. Desde hace 26, cuando fundaron el club deportivo Kayak Pico Azul, un nombre tomado de uno de los viajes de escalada a la Patagonia. Eran un grupo de amigos que practicaban piragüismo, escalada y espeleología. Ahora son colegas de trabajo. Han hecho de su pasión una forma de vida.

«La labor divulgativa unida a la lúdica e incluso a la formativa ha pasado a llamarse Kayak Pico Azul, una empresa consolidada dentro del turismo activo con un equipo de personal técnico formado con titulaciones universitarias y formación profesional que capacitan para guía y formar en los deportes de aventura», explican sus socios.

Son expertos en hacer disfrutar del agua, el aire y la tierra. Y van sobre seguro en rafting, piragüismo, descenso de barrancos, senderismo, montaña, escalada, alpinismo, espeleología y rápel. Ofrecen vivir una aventura bajo control, adaptada a los participantes, a sus edades, condiciones y expectativas. Conocen a la perfección cada recodo del Porma y el Esla, en donde organizan descensos en lanchas neumáticas o en piraguas, una iniciación a introducirse en la adrenalina y belleza de los ríos leoneses y, para quien busca una actividad más sosegada, en los pantanos de la provincia.

Entre la tierra y el agua, el descenso de cañones se presenta como la actividad veraniega por excelencia, la aventura de descender por un río encajonado empleando técnicas avanzadas como el rápel, los saltos a pozas, nadar o simplemente caminando. Con sus guías se puede seguir también el curso de aguas subterráneas de las Cuevas de Valporquero o practicar espeleología en las numerosas cuevas y grutas de la provincia e iniciarse en la escalada y el rápel.

Pero no todo es adrenalina. Kayak ofrece la oportunidad de descubrir lugares mágicos de la montaña leonesa simplemente caminado, sin necesidad de subir a las cumbres más altas ni trepar a los riscos más escarpados, aunque se puede. La propuesta es descubrir bosques escondidos, sortear valles y atravesar collados a pie, acompañado por guías expertos que conocen lugares mágicos.

No hay edad para estas aventuras. Kayak ha trasladado sus propuestas de turismo activo a los niños y ofrece en verano campamentos en los que tomar contacto con los deportes de montaña. Este año, a sus campamentos multiaventura se suman los Calleja Summer Camp, la marca de Kike, el hermano del aventurero Jesús Calleja.

«Nuestro trabajo pretende ir un poco más lejos incluyendo en nuestras actividades el uso del inglés», explican. «En ambos tipos de campamentos el trabajo de Kayak Pico Azul es contribuir a que los niños y jóvenes descubran nuevas formas de diversión y ocio empleando para ello el conocimiento y respeto a la naturaleza trabajando y conviviendo en equipo, fomentando el respeto por los demás, la colaboración y el esfuerzo».

Es su filosofía. La manera de practicar aventura con todo bajo control.

DZ5P2F1-18-54-21-0

DZ5P2F2-18-58-44-2
DZ5P2F3-18-59-17-6
DZ5P2F4-18-59-37-3
DZ5P2F5-19-00-19-8
Descenso de cañones y rápidos, rápel, tirolinas, escalada y espeleología con los guías especializados de Kayak Pico Azul. Y, además, senderismo tranquilo por la Montaña de León. Deportes de aventura aptos para todos los públicos.