Antojo, el rosado más fresco


www.diariodeleon.es
Nace para ser alternativa a los refrescos y a la cerveza. Entra por los ojos y es una golosina en la boca. No hace daño en la cabeza (7 grados de contenido alcohólico, el más bajo de todos los que se elaboran en la provincia) ni al bolsillo (4,15 euros). El semidulce ‘Antojo’ es el Prieto Picudo más fresco del mercado. Un capricho... irresistible.

RAFAEL BLANCO

Los semidulces, algo impensable hace sólo unos pocos años, ganan cuota casi exponencialmente en el mercado del vino leonés. Son casi todos blancos de las variedades Albarín y Verdejo, porque los ensayos de rosado con Prieto Picudo no habían respondido a las expectativas por la precipitada pérdida de la primera razón por la que tienen que venderse: el color. La idea de hacer un vino que se beba por los ojos se frustraba por su falta de estabilidad y su rápida evolución. Era cuestión de resolver un problema técnico, porque el perfil y el proceso enológico estaban perfectamente definidos: corte de fermentación por frío para mantener un bajo grado alcohólico y un alto contenido en azúcares naturales (90 gramos por litro), fitración amicróbica y un punto de carbónico para conseguir el efecto aguja y hacerlo más agradable en boca.

La solución la aporta la tecnología más vanguardista, algo que siempre ha puesto a Gordonzello por delante de las demás bodegas. En este caso se trata de un intercambiador que captura protones de potasio y los reemplaza por iones de hidrógeno para rebajar hasta un 20% la acidez total. Sabiendo que cuanto más bajo sea el ph mejor se defiende el vino de los agentes externos, ese proceso de control de los niveles de potasio permite garantizar una gran estabilidad en el tiempo, mantener muy vivo el color y evitar esa rápida evolución que hasta ahora hacía inviables estas elaboraciones por su corta vida.

El resultado es un rosado con gran intensidad de color, con rojos muy vivos y azules que delatan juventud. La «garantía de que hemos resuelto ese problema» es la felicitación que hace al equipo técnico de la bodega su gerente, Fernández Pastor, quien anuncia la puesta en el mercado del Antojo «no con miedo, sino con convicción y seguridad, y con la idea de que permanezca». Es el segundo de una gama que se abre con el Dolca —antes Cándidus y en el futuro también Antojo—, una elaboración de Verdejo recientemente premiada en el más importante concurso chino y que ya alcanza las 40.000 botellas, y que en el futuro podría cerrarse con un tercer semidulce... tinto. Y, por supuesto, de Prieto Picudo.

Fiel a su espíritu, el Antojo rosado aparece con una presentación joven, atractiva y original; con el empeño de demostrar que con la variedad autóctona se pueden hacer grandes y variadas elaboraciones y con la pretensión de disociar vino y complejidad: «Debemos acabar con la idea de que para que un vino sea bueno tiene que ser caro y con los miedos del consumidor a equivocarse ofreciéndole un vino fácil de pedir y fácil de beber».

GORDONZELLO

www.gordonzello.com
Alto de Santa Marina, s/n. Gordoncillo

Constituida como sociedad en 1995 con participación de 101 agricultores del pueblo y el entorno geográfico más próximo que aportaron las 205 hectáreas que hoy constituyen el viñedo propio y algunas más en reserva, Gordonzello es un modelo de bodega por esa razón, pero también por otras muchas, como la gestión, los medios, la capacidad de producción y la calidad de elaboración. Con más de medio millón de botellas vendidas en el último año bajo la certificación de la Denominación de Origen Tierra de León, es la de mayor volumen de producción del sur de la provincia. Los ‘Peregrino’ (blanco, rosado, tinto joven, joven roble, crianza y reserva), además de los ‘Albarín’, ‘Peregrino 14’ y ‘Peregrino Mil 100’, son la columna vertebral de su catálogo, que tiene en los ‘Gurdos’ y ‘Kyra’ la más alta expresión eleboradora del rosado y el blanco a partir de
las variedades autóctonas Prieto Picudo y Albarín.

Calificación: Vino de la Tierra de Castilla y León. Tipo: Rosado semidulce. Variedad: Prieto Picudo. Graduación alcohólica: 7º Servicio: 4-6 grados. Consumo: En el año. Producción: 7.000 botellas. Precio en bodega: 4,5 euros.

■  Rosado de atractivo color rosa fresa con reflejos violáceos.
■  Potente en nariz, con aromas a fresas, moras, piruletas y también fruta escarchada.
■  En boca es un vino fresco, de entrada dulce y paso largo, con una buena acidez y final persistente y chispeante.