De fiesta en fiesta


www.diariodeleon.es
El verano en Asturias es época de ‘fiestas de prau’, con la sidra, la gaita y las romerías al aire libre. Destacan las fiestas de La Magdalena, San Roque y La Guía en Llanes; la Fiesta del Pastor en los lagos de Covadonga; las Fiestas del Carmen y la Magdalena en Cangas del Narcea o el Descenso Internacional del Sella en Arriondas

PABLO RIOJA BARROCAL

Con la llegada del verano el calendario de fiestas populares y romerías se multiplica en todos los rincones. En Asturias el verano es época de “fiestas de prau”, o lo que es lo mismo, de romerías y verbenas al aire libre en las que la sidra, la gaita y la tradición mandan e impregnan todo el ambiente.

Una de las zonas donde el folklore se vive con más intensidad es la zona oriental y de forma muy especial en el concejo de Llanes, donde los ‘bandos’ y los pueblos rivalizan por plantar la ‘joguera’ más alta, por ofrecer más ramos o por contar con una procesión con más mozas ataviadas con el traje local. Son especialmente coloridas y concurridas las fiestas de La Magdalena (julio), San Roque (agosto) y La Guía (septiembre) en la villa de Llanes, pero también las de otros pueblos como las de Andrín en agosto y Santa Ana en Naves (26 de julio).

De carácter más rural pueden ser algunas fiestas que se celebran en plena montaña como son la Fiesta del Pastor en los lagos de Covadonga (Cangas de Onís) cada 25 de julio, o la Fiesta del Asturcón en la majada de Espineres (Piloña) a mediados de agosto, donde se doma un caballo asturcón salvaje.

En la zona occidental se conservan tradiciones más ancestrales y menos folkloristas, con un apego a la indumentaria más sencilla y genuina del mundo rural, destacando manifestaciones como el pregón de San Pedro en lenguaje ‘pixueto’ (específico de Cudillero) conocido como La Amuravela, la ‘boda vaqueira’ que se celebra en la Braña de Aristébano el último domingo de julio y San Roque en Tineo (16 agosto). De gran fama y resonancia son las Fiestas del Carmen y la Magdalena en Cangas del Narcea, donde cada 16 de julio se celebra la popular ‘Descarga’ una fiesta surgida de la raíz minera en la que se queman simultáneamente miles de kilos de pólvora y que dejan en juego de niños a cualquier “mascletá” valenciana. Por su parte las tradiciones marineras tienen su máximo exponente en el mes de julio para celebrar el Carmen, presente en todos los pueblos de pescadores y con interesantes procesiones marineras como las de Bustio, Ribadesella, Lastres, Navia, Tapia, etc. Otras manifestaciones de gran concurrencia y calado entre la juventud son la fiesta del Bollu y el Descenso Internacional del Sella en Arriondas, la fiesta de Les Carroces de Valdesoto (Siero), el Descenso Folklórico del Nalón en Laviana y el festival de la sidra natural de Gijón.