De viaje a… Carrocera


www.diariodeleon.es
De su amplia variedad de rutas para hacer senderismo, desde el Ayuntamiento destacan la famosa Ruta de los Calderones y otras dos —menos conocidas— que parten de Santiago de las Villas y Cuevas de Viñayo

PABLO RIOJA

Siete son las pedanías junto a Camposagrado y la mayor parte de La Magdalena que conforman el municipio de Carrocera, uno de los lugares mejor indicados si lo que se quiere es perderse en plena naturaleza o disfrutar del silencio. De hecho, en tres de sus pueblos muere literalmente la carretera —Piedrasecha, Santiago de las Villas y Cuevas de Viñayo—. El resto de localidades —igual de atractivas— son Benllera, Viñayo, Otero de las Dueñas y la propia Carrocera.

De su amplia variedad de rutas para hacer senderismo, desde el Ayuntamiento destacan la famosa Ruta de los Calderones y otras dos quizá menos conocidas pero igual de apasionantes. En su caso parten de Santiago de las Villas y Cuevas. «A diferencia de la de Los Calderones, que comienza en Piedrasecha y conduce —entre otros lares— hasta el santuario de la Virgen de la Cueva, las otras dos no están señalizadas como tal, pero resultan de una belleza impagable», asegura la alcaldesa, María Teresa Gutiérrez. «la idea del equipo de gobierno es ponerlas en valor a lo largo de esta legislatura», añade.

Otro punto interesante para hacer turismo dentro del municipio son Los Pozos de Colinas en Camposagrado. «La leyenda vincula este lugar a las trece trincheras que cavaron los cristianos para sorprender a las tropas visigodas en lo que se conoce como la Batalla de Camposagrado. Hablamos de pozos grandes pero que no son muy visibles si no se conoce bien el terreno», remarca la máxima regidora. Por otra parte, los amantes de la pesca encontrarán un lugar idóneo para practicar este deporte tan extendido en la provincia si se acercan hasta Benllera. Camino de allí —en la carretera de León a Villablino— descansa el Hito de la memoria, un monumento a la Memoria Histórica hecho por el escultor leonés Amancio González.
Conviene también citar parte de su patrimonio histórico. En Benllera merece la pena ver su Casa Señorial; en Camposagrado un santuario y en Otero de las Dueñas —aunque son sólo ruinas— su Monasterio Circenciense.

A lo largo y ancho del municipio se extienden numerosos alojamientos rurales que hacen la visita mucho más confortable y atractiva. Carrocera, al igual que todo León, está de moda.