De viaje a…
Páramo del Sil


www.diariodeleon.es
La riqueza natural y paisajística de este municipio del Alto Sil es uno de sus grandes atractivos. Ofrece al visitante innumerables rutas para descubrir un entorno único y tocar el techo del Bierzo en el Catoute. El pico El Miro y su lago glaciar, el pueblo deshabitado pero bien cuidado de Primout y la ruta hasta Sierra Gistredo son sólo una parte de la extensa oferta.
El río.
Una de las casas rehabilitadas en Primount.
Resultado de las mejoras realizadas en Salentinos, el pueblo desde el que parte la ruta hasta el pico Catoute.
Panorámica de Páramo del Sil tomada desde el barrio de Las Campas.
Un espacio del pueblo de Anllares.

MARÍA J. ALONSO

Páramo del Sil dispone de todo lo que un amante de la naturaleza y el deporte de montaña desea. Bosques poblados de especies autóctonas —hábitat también del oso pardo—, parajes de ensueño a orillas del río Sil o de alguno de sus afluentes y rutas e itinerarios de diferente dificultad que en muchas casos atraviesan los pastos donde aún hoy reina el ganado vacuno. Algunas son más pausadas y llevaderas para los menos duchos en eso de la montaña y otras son vigorosas y de extraordinaria belleza, como las que llevan al macizo Catoute (2.117) o al pico El Miro (1.990). Todo ello aderezado con pueblos cuidados que siguen la directriz arquitectónica propia del Bierzo —algunos de los cuales, como Salentinos o Primout, conservan el encanto de los inexplorable— y símbolos locales que identifican a este municipio del Alto Sil, como la heráldica que desde los muros de sus casonas da cuenta del pasado hidalgo de la cabecera municipal.

A lo largo de estas líneas Páramo presentará su cara más natural. Esa que cada año enseña la carrera Alto Sil, otro hito de la zona, escaparate de lo que el entorno ofrece y cita deportiva que ha adquirido ya un cariz internacional, otorgando a tres de los pueblos del municipio —Santa Cruz, Salentinos y Páramo— un merecido protagonismo. Precisamente desde Salentinos parte la ruta reina de la orografía local: la subida al pico Catoute, el techo del Bierzo. Una ruta de dificultad media-alta que goza de gran seguimiento entre quienes hacen senderismo y carreras de montañas, practican esquí de travesía o les gusta desempolvar las raquetas.

Desde Salentinos, la subida al Catoute cuenta quince kilómetros y un desnivel de más de mil metros que permite tomarse un respiro en alguna de las antiguas cabañas ganaderas hoy reconvertidas en refugios de montañeros. Aquí, el esfuerzo merece la pena cuando el punto de partida y también la meta es uno de los pueblos más bonitos del Bierzo. No obstante, al Catoute puede llegarse también desde Páramo, atravesando el paraje de La Campona. El recorrido es más largo pero más llevadero. También de la cabeza municipal parte la ruta Alto Sil-Sierra de Gistredo. Un recorrido de 30 kilómetros que es preciso hacer en dos jornadas y que se divide en tres etapas con diferente grado de dificultad: Páramo del Sil-Primout (media-alta), Primout-Pardamaza (baja) y Pardamaza-Villar de las Traviesas (media-alta). Es este itinerario el que atraviesa otra aldea de incomparable belleza: Primout. Un pueblo deshabitado la mayor parte del año que, en cambio, desprende vida como ninguno.

Vertebrado en torno al río y con casas recuperadas por los descendientes de los que fueron sus moradores, es fácil olvidar los problemas escuchando la sinfonía del silencio.

Catoute es una opción, el camino a pie hasta Sierra Gistredo otra, pero las posibilidades el entorno son múltiples, ideales también para rutas con bicicleta de montaña. De entre todas las opciones no puede olvidarse El Miro, ese pico de casi 2.000 metros de altitud ubicado en la frontera del municipio y de ascendencia glaciar que anuncia la Cordillera Cantábrica. La ascensión más habitual se inicia en Valdeprado, pero también Anllares puede ser punto de partida. En su recorrido y antes de alcanzar la cima, el montañero se topa de frente con el lago Cheiroso, un glaciar de grandes dimensiones y considerable profundidad que constituye el principal atractivo de este itinerario de montaña en pleno Alto Sil.

Una de las rutas que atraviesa el propio casco urbano, la Ruta de los Molinos, que recorre el tramo paralelo al regato ‘Barbas de Gato’ donde se molía el grano del pan antiguamente. L. DE LA MATA / AYTO. PÁRAMO DEL SIL