De viaje a…
Santa María del Páramo


www.diariodeleon.es
Su mercado dominical, la Senda Botánica, el Festival Internacional de Teatro o la Feria Multisectorial convierten el municipio en un referente turístico recomendable para grandes y pequeños

PABLO RIOJA BARROCAL

Tiene Santa María del Páramo desde hace más de una década una de las sendas más bellas para apartarse del mundanal ruido al menos por un largo rato. Se la conoce como Senda Botánica y se extiende a lo largo de seis kilómetros por la zona perimetral del pueblo. Todo un espacio pensado para el ocio y el divertimento que desde sus orígenes fue concebida para convertirse asimismo en un paseo educativo.

A lo largo y ancho del recorrido echan raíces cerca de 350 árboles pertenecientes a 53 especies típicas de la zona. Todos ellos bien identificados con su nombre común y la familia a la que pertenecen. Para el alcalde de la localidad, Miguel Ángel del Ejido, la Senda Botánica supone sin duda uno de los «principales atractivos turísticos» de la zona donde se puede « aprender disfrutando de la naturaleza en un entorno único».

Pero aunque llamativa, esta peculiar ruta no supone ni mucho menos el único aliciente digno de disfrutarse en un municipio que es cabecera de la Comarca de El Páramo y que se enclava entre las riberas de los ríos Órbigo y Esla.

Son cada vez más turistas y curiosos de otras localidades los que se acercan cada domingo para comprar en su tradicional mercado. Una muestra que se extiende por la plaza Mayor y sus aledaños a la que desde hace tiempo se suman también la mayor parte de los comercios, que han cambiado su descanso habitual a los lunes.

Dos son las citas ineludibles que se marcan a fuego en el calendario local. Su Feria Multisectorial y el festival Internacional de Teatro. Ambas tienen lugar en el mes de septiembre con motivo de las fiestas patronales en honor a la Virgen de la Guía.

La feria, con más de 50 ediciones a sus espaldas, se antoja como «la muestra de maquinaria agrícola más importante de León, con casi 200 expositores», como remarca el regidor. Y en cuanto al festival, «más que asentado» consigue que circo, teatro, danza y magia copen calles y plazas atrayendo la atención de grandes y pequeños. Un referente cultural del que los vecinos «se sienten orgullosos».

Y por recomendar una última actividad dentro de este particular viaje, nadie debería privarse de conocer la Balsa de Santa Cristina, donde abundan gran cantidad de aves.