De viaje a Santa Marina


www.diariodeleon.es
La localidad vive su día grande con la celebración de la Feria del Ajo, que incluye concursos, exhibiciones, degustaciones, visitas guiadas, música y exposiciones

PABLO RIOJA BERROCAL

Reina del ajo y de la buena gastronomía, Santa Marina celebra hoy una nueva edición de su feria por antonomasia a la espera de que cerca de 20.000 personas se acerquen a conocer las bondades de tan codiciado producto. Exhibiciones, concursos, verbenas, degustaciones y un sinfín de actividades más se dan cita en una muestra centenaria cuyas raíces se asientan en la Edad Media, donde siempre hubo grandes mercados ganaderos. Lo que en un principio fue cruce de caminos y encuentro habitual de aperos de labranza, pronto se convirtió en un evento donde el ajo es la estrella pero al que acompañan otros secundarios de lujo como el pulpo y el escabeche, entre otros. Una evolución constante que también atrae a numerosos artesanos dispuestos a enseñar cómo trabajan la madera, el metal, la cerámica o el cuero. Todo ello aderezado con una buena dosis de diversión, exposiciones y otro tipo de puestos colocados por los alrededores de la iglesia de esta localidad leonesa que actúa como cabecera de municipio. Municipio al que también dan vida San Martín del Camino, Sardonedo, Villavante y Villamor de Órbigo.

Y aprovechando su Feria del Ajo, el Ayuntamiento pone en marcha los días anteriores y posteriores las conocidas como Jornadas Gastronómicas, en las que este año participan trece restaurantes de todas las comarcas de León. Hasta este domingo ofrecen menús especiales con el ajo como ingrediente primordial.

Es tierra de grandes pescadores —con sus cotos de pesca— y su Open Internacional de Pesca a Mosca, al que cada mes de septiembre se suman numerosos amantes de este deporta tanto patrios como extranjeros.

Como en otros muchos parajes leoneses, el Camino de Santiago deja su particular huella en Santa Marina del Rey, del que parten dos posibles rutas en busca de jubileo. Cada una de las cinco localidades tiene algo especial digno de ser visitado al menos una vez. De Santa Marina llama la atención su parroquia y la Torre del Reloj, fabricado por el cerrajero leonés Antonio Villafranca. La actual torre, por su parte, es una ampliación de la existente entre los siglo XI-XII y que tendría adosada una caja de escalera semicircular, siendo ésta de caracol y con peldaños de madera.
Villamor de Órbigo cuenta con el área recreativa La Manga, otro de los centros neurálgicos del turismo en la zona.

Todo el municipio goza de un lugar para el descanso del guerrero. Albergues, casas rurales, hostales y pensiones acostumbrar a dar cobijo a decenas de visitantes cada día, sobre todo en los meses de verano.

Es Santa Marina del Rey un municipio prestador de servicios sociales, como demuestran su centro de día y su residencia especializada en Alzhéimer y enfermedades degenerativas.

De la gestión de ambos centros se encarga la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer Santa Marina del Rey, Órbigo y Páramo, prestando una atención integral y creando 35 puestos de trabajo directos.