De viaje a…
Valverde de la Virgen


www.diariodeleon.es
El Camino de Santiago es hoy la principal joya de la corona del turismo en el municipio. Pero más allá de la visita al Santuario, la ruta se divide en varios ramales que recorren todos los pueblos.

PABLO RIOJA BARROCAL

Una y mil veces podría presumir Valverde de la Virgen de Camino de Santiago. Es su pequeña joya de la corona, una herencia ancestral que marca profundamente al municipio. No hay día en que algún peregrino cruce sus fronteras en busca de redención o quizá de algún lugar donde encontrar cobijo. El punto álgido de la visita se alcanza en la Virgen del Camino, todos esperan con ansia la entrada en el santuario, todos corren a empaparse con sus historias, romerías y fiestas. Pero hay más. Mucho más. Porque de la Virgen parten diversos ramales que conducen hasta Fresno, San Miguel, Valverde, La Aldea de la Valdoncina, Robledo y Oncina. Luego, como era de esperar, las aguas vuelven a su cauce rumbo a Hospital.

Pero merece la pena perderse entre las alternativas que ofrece la Ruta Jacobea a su paso por el municipio de Valverde. Es otro León por descubrir. Un León rural, cargado de calles ‘reales’, de iglesias con alguna pieza clave que contemplar, paisanos prestos a escuchar y sobre todo a ser escuchados. Se agradece, por qué no decirlo, el esfuerzo del Ayuntamiento por mimar los diferentes tramos. Hace tiempo que comprendieron que el Camino aquí es capital. Y lo es no sólo por el peregrino, también cuenta el boca a boca, el otro turismo que llega en busca de descanso, de actividades al aire libre, de paz y silencio, de buena gastronomía.

Ruta norte o ruta sur. El caminante hace el Camino y da igual lo que escoja. La aventura por estos lares habrá merecido la pena. No faltan los albergues, hostales y hoteles, los bares y restaurantes, las tiendas de siempre y las de ahora e incluso museos como el de Ciencias Naturales ‘Padre Arintero’.

También hay espacio para la cultura, los deportes, las fiestas patronales, las actividades para grandes y pequeños. La gran cita del municipio se vive cada 5 de octubre merced a San Froilán donde pendones, pendonetas, romeros y carros engalanados toman La Virgen mara rendirle honores.

La capital se vislumbra al fondo, Astorga aún suena lejos. Y mientras tanto, quien camina hacia Santiago sale de Valverde con fuerzas renovadas, con el espíritu más decidido. La primera vez siempre sorprende. Las siguientes enamora.

Fotos: JESÚS F. SALVADORES