El alma del chocolate


www.diariodeleon.es
Su fama traspasa fronteras y sus bombones llevan endulzando la vida de miles de golosos por todo el mundo desde 1891. Era cuestión de tiempo que Chocolates Trapa abriera su propia tienda en la ciudad. Además de comercializar todos los productos de la marca, incorpora un rincón especial diseñado para maridar alcohol y chocolate

PABLO RIOJA BARROCAL

Fue un grupo de monjes quien dio vida a la primera fábrica de Chocolates Trapa en el Monasterio Trapense de Palencia allá por 1891, aunque no sería hasta unas cuantas décadas después cuando este coloso del dulce que acaba de desembarcar en la capital leonesa se constituyó en una sociedad. Desde entonces su buena fama le precede y hoy se extiende tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, llegando hasta Europa del Este, Países Árabes, Sudamérica, México y Estados Unidos.

La tienda de Chocolates Trapa en León se encuentra en la calle Ruíz de Salazar 14 y ya abrió sus puertas durante la pasada Semana Santa con una gran acogida. Entre sus estantes descansan todas y cada una de las variedades que la marca comercializa, sobre todo sus irresistibles bombones, responsables de que la vida de miles de personas sea un poco más dulce.

No faltan sus cortados originales, sus pralinés —cuya receta es uno de los grandes secretos de la compañía— o sus cajas para que seas tú mismo quien personalice los cortados Trapa que más deseas.

Todos sus chocolates y bombones son aptos para celiacos ya que no contienen gluten, un hecho que sin embargo no conlleva que pierdan ni una pizca del sabor original. Todo un paraíso de sensaciones que llega a la capital para quedarse. La tienda esconde asimismo un rincón especial —conocido como el Rincón del Gin Tonic y del Champagne— para maridar el chocolate con alcohol. Además, entre otras recetas, puede degustarse su chocolate con churros. TRAdición y PAsión por el chocolate desde 1891.