El Cid sabe a vermú


www.diariodeleon.es
Con apenas un mes de vida, la Vermutería Cervantes 10 ha sabido hacerse un hueco en el barrio Romántico de la capital leonesa. Cuenta con más de 60 referencias de vermú, vinos denominación de origen, una barra exclusiva para servir vermús, zona para fumadores y unas selectas tapas para acompañar

P.R.B.

El vermú siempre ha estado ahí, aunque no siempre vivió épocas doradas. Pero lo cierto es que en la última década ha sabido reinventarse y aprovechar las modas demostrando que es una de las bebidas con mayor solera del país. Son muchos los bares que incluyen cada vez más referencias de vermús entre sus estantes. Como ya ocurriera con el vino antes, la gente no se conforma con cualquier cosa, sabe dónde está la calidad.

Fruto de esa creciente demanda, en la capital leonesa surgía a finales de 2016 la Vermutería Cervantes 10, todo un local especializado con más de 60 referencias diferentes de vermú.

«El que más demanda la gente es de la casa y también triunfan las marcas locales», señala Fernando, uno de los socios de este nuevo establecimiento asentado en pleno barrio Romántico. Pese a la corta andadura del local «la acogida ha sido fantástica». La variedad, la calidad, el ser uno de los primeros negocios especializados en vermú y su ubicación tienen parte de ‘culpa’ de este incipiente éxito.

Con barra exclusiva para vermús, unas instalaciones amplias, su pequeña terraza para fumadores y una decoración que se asemeja a la de una taberna madrileña antigua donde abundan el mármol, la madera y los azulejos, la Vermutería Cervantes 10 llega para quedarse por mucho tiempo, no sólo fruto de una moda. «Escuchamos a los clientes, aprendemos de sus recomendaciones e intentamos volver a sorprenderles una y otra vez».

Al margen de los vermús, también incorporan una gran variedad de caldos denominación de origen así como una pequeña latería con productos delicatessen. La Vermutería Cervantes 10 abre sus puertas los siete días de la semana desde las 12.00 a las 16.00 y por la tarde de 20.00 hasta la hora de cierre. Su presencia engrandece aún más un barrio del Cid que cada día crece en visitas gracias a la variedad de negocios hosteleros que lo integran. Todos suman. Todo cuenta.

DZ13P12F1-17-21-01-1

Foto: MARCIANO PÉREZ