Gamonal, un Prieto Picudo
de casta


www.diariodeleon.es
La selección de la mejor uva de una finca de once hectáreas plantada hace 27 años da contenido y pone nombre a uno de los vinos más memorables de Valdevimbre. El tinto ‘Gamonal’ es Prieto Picudo en su más alta expresión: frutal, fresco y con carácter.

RAFAEL BLANCO

Dentro de diez años vamos a tener unos tintos de Prieto Picudo espectaculares». Lo dice Rafael Alonso, que impone criterio técnico en una de las bodegas de referencia de la zona de producción y que es autor de algunos de los mejores tintos, aunque Pardevalles sea sobre todo conocida y reconocida por su fantástico rosado y su valiente y exitosa apuesta por el Albarín, el blanco de la otra gran variedad autóctona.

El Gamonal, que en su edición 2011 amplía de ocho a doce meses su permanencia en madera porque así la exige el vino, es el resultado de un proceso de maceración pelicular durante cuatro días, fermentación en depósitos troncocónicos de acero inoxidable a 26 grados de temperatura, fermentación alcohólica y maceración con los hollejos en torno a 16 días y fermentación maloláctica también en depósito. Una de las especialísimas características de este tinto de libro es que el envejecimiento, en barricas de roble francés y americano, lo hace en una bodega tradicional subterránea de más de 300 años de antigüedad, manteniéndose a temperatura y humedad constantes. El resultado final compensa ese laborioso proceso.

El clima, las características del suelo y la singularidad de la variedad hacen de la Prieto Picudo «una uva espectacular». Así la define Alonso, Rafa Pardevalles para el mundillo del vino en la provincia, que destaca de la vinífera su «mucha fruta, un tanino potente y al mismo tiempo dulce y su capacidad de envejecimiento». Y añade: «Además es nuestra y debe ser una reivindicación permanente. Estamos haciendo ya buenos tintos en Tierra de León y no hay que ir a Ribera del Duero o Rioja para beber un gran vino. Lo tenemos aquí».

Defiende el enólogo que «el alto contenido en azúcar, la acidez y la relación color-taninos convierten a la Prieto Picudo en la uva española con mayor concentración simultánea de estos componentes críticos». «Habituada a vivir en condiciones extremas, es una joya de la viticultura española que da vida a vinos intensamente aromáticos y personales cuando son jóvenes y que, gracias a la buena relación mosto-hollejo, tienen también unas características excepcionales para el envejecimiento», explica.

 

PARDEVALLES, VIÑEDOS Y BODEGAS

www.pardevalles.es
Carretera de León s/n. Valdevimbre

Fundada en el año 1949 por Rafael Alonso
e inicialmente y durante mucho tiempo no sólo dedicada al vino, sino también a la producción de aguardiente, Pardevalles (Hijos de Rafael Alonso CB en la mención social) es una de las bodegas de referencia en la zona de producción del sur de la provincia y de la Denominación de
Origen Tierra de León. Bajo la dirección técnica del nieto del fundador —como él, Rafael Alonso—, la bodega rodeada de
viñedo propio que recibe al visitante a su
llegada a la histórica villa de Valdevimbre es un empresa estrictamente familiar con 34 hectáreas de viñedo —tres más acaban de ser plantadas de Albarín— que no sólo ha alcanzado un horizonte de pruducción considerable —casi 250.000 botellas al año—, sino que está en el podio de la calidad. Con una carta de elaboraciones sencilla y muy racional, los ‘Pardevalles’ blanco, rosado y tinto son la más sincera expresión de las dos variedades autóctonas, mientras que el crianza ‘Carroleón’, de uvas de esa finca y con 24 meses en barrica, representa el magis-terio elaborador que acredita a su autor.

Calificación: Denominación de Origen Tierra de León. Tipo: Tinto barrica 2011. Variedad: Prieto Picudo.  Envejecimiento: 12 meses. Grado alcohólico: 14º. Servicio: 16-18 grados. Consumo: En tres años. Producción: 25.000 botellas. Precio en tienda: 8,90 euros.

■ Picota intenso con magnífica formación de lágrimas en copa.
■ Frutas maduras armonizadas con notas tostadas de la barrica y suaves toques de regaliz.
■  Potente, fresco y varietal. Las notas amargas de los taninos se funden con la frutosidad en una rica sensación de carnosi dad. Gran persistencia gustativa.