La llama viva del herrero


www.diariodeleon.es
Ejemplo único del laboreo del hierro en la era preindustrial, la Herrería de Compludo recupera su esplendor y se abre a las visitas bajo la mano experimentada de la cuarta generación de la familia de herreros de Compludo. El fuego de su fragua aviva la historia de una ferrería asentada a orillas del río Meruelo

SUSANA VERGARA PEDREIRA

Completamente accesible desde hace tan sólo unos días después de su cierre temporal, la Herrería de Compludo —uno de los pocos ejemplos de fragua anterior al desarrollo industrial que aún conserva un rudimentario mecanismo medieval en España— ha agregado a su amplia biografía un epílogo caligrafeado por la cuarta generación de la familia de herreros que desde los primeros años del 1900 se han hecho cargo de su laboreo. Son las manos del biznieto del primer herrero de Compludo, Amadeo Sánchez, las que actualmente modelan la forja, eso sí, con un enfoque turístico. Manuel Sánchez ha tomado las riendas de la vieja ferrería por encargo expreso de la empresa que hoy día ha hecho posible su despertar en el marco del proyecto cultural Vita, Natura et Legenda, con el que Mayfer quiere dinamizar una zona rica en patrimonio natural e industrial, recoveco de leyendas eremíticas y de sagrado retiro que fue abadía y tenencia monacal de San Fructuoso.

No en vano, los orígenes de la Herrería de Compludo —declarada Monumento Nacional en el año 1968 y enclavada en la Tebas berciana— se asocian al primitivo monasterio fundado por este santo en el siglo VII, aunque los estudios más recientes localizan su construcción en los primeros años del siglo XIX. Sea como fuere, la ferrería enclavada a orillas del río Meruelo, en la confluencia de éste con el arroyo Miera, es una joya patrimonial insólita en el presente que permite tener una idea clara y tan real como certera de cómo se trabajaba el hierro en el pasado.

Ahora más que nunca su escenificación es sincera, pues tras la instalación del nuevo mazo pilón de roble que ha sustituido al ya deteriorado mazo de fresno anterior, colocado en 1988, y la puesta a punto que necesitaban tanto la fragua como la rueda hidráulica o rodezmo, se podrán hacer demostraciones con forma y no vacías como las que se venían practicando hasta hace tan sólo unas semanas.

La Herrería de Compludo es un ejemplo más de que hay futuro en el pasado, de que lo antiguo importa a las generaciones de hoy y de que conocer la historia es fundamental para entender el presente y para no olvidar, nunca, cuál es el origen de todo. Manuel Sánchez no lo olvida, por eso sigue impertérrito ante el fuego de la fragua, manteniendo viva la llama de su propia familia y la labor a la que se propio padre dedicó medio siglo de su vida.

Una rueda hidráulica mueve el mazo pilón de la herrería más famosa del Bierzo y la trompa catalana de su fragua inyecta el aire necesario para avivar la llama. Las aspas, impulsadas por el agua, giran entorno a un eje de levas junto a una viga de grandes dimensiones que hace de palanca para el martillo pilón que, a su vez, golpea el yunque en el que se trabaja el hierro. Su mecanismo es ejemplo del modo de aprovechamiento hidráulico más primitivo que se conoce para la fabricación de metal. Si esta peculiaridad no fuera suficiente, el enclave natural en el que se localiza este legado medieval acrecenta su atractivo a ojos de cualquiera. Es fácil perder la mirada y hasta el espíritu en la inmensidad de la Tebaida y dejar dormir al oído al son del confortable sonido del agua. La herrería es sólo un aliciente, un diamante en bruto al que han sabido sacar brillo y en el que se refleja una experiencia mucho mayor. Disfrutarla es tan fácil como viajar al Bierzo, conocer lo que ofrece el entorno rural de Ponferrada y dejarse llevar por el silencio.

Abierta al público de miércoles a domingo, de 11.00 a 13.00 horas y de 15.30 a 18.00 horas, la vieja herrería medieval de Compludo ampliará sus horarios el próximo mes y será accesible de 11.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 20.00 horas. El agua vuelve a dibujar una franja de vida entre sus muros de piedra y el fuego acompasa la escena, contrarrestando la corriente del líquido elemento. Todo ello a cinco kilómetros desde la localidad de El Acebo (Molinaseca) y a un paso de la capital del Bierzo.

compludoInterior1

DZ11P1F1-13-01-41-0
complupdo interior2
En las imágenes puede verse el interior de la Herrería de Compludo una vez se ha instalado el nuevo mazo pilón de 700 kilos de peso y nueve metros de longitud sacado de un roble talado en luna menguante, como manda la tradición para que la madera no se tuerza ni resquebraje. L. DE LA MATA


Entradas:
3 euros para adultos, un euro para el público infantil y dos euros para grupos de más de veinte personas.