Pide Perdón


www.diariodeleon.es
Aromas a hierbas del monte, fruta confitada, especias dulces, regaliz, canela y naranja. Así se ‘gana’ hoy el Perdón, un vermú creado por seis jóvenes emprendedores leoneses que ya causa furor en los bares de la capital. Con una fórmula propia, lo que comenzó como un regalo de empresa que hacía a sus clientes la agencia de comunicación y publicidad Fiebre Creativa, se ha convertido en la bebida de moda.

PABLO RIOJA BARROCAL
Más que beberse, el vermú se baila. Un compañero de aventura añejo que en los últimos años vive una segunda juventud al abrigo de fiestas, modas que vuelven —o que quizá nunca terminaron de pasar— y cada vez más bares especializados. Son muchos y diferentes sus orígenes, allá en China, Alemania, Grecia. Hablan que hacia el año 1.500 antes de Cristo ya había médicos y curanderos que realizaban recetas magistrales con vino y hierbas, pero lo cierto es que fueron los italianos quienes comenzaron a utilizar la palabra vermout en sus etiquetas.

Ahora lo que triunfa en la capital es pedir Perdón, el vermú leonés que Fiebre Creativa —una agencia de publicidad y comunicación— acaba de sacar al mercado. Lo que comenzó como un regalo de empresa para los clientes, es hoy una de las bebidas que más se demanda en la provincia. «Ya se vende en 110 locales y grandes superficies de León y parte de Asturias», comentan entusiasmados un grupo de seis jóvenes emprendedores leoneses que han querido innovar desarrollando su fórmula propia. «Tiene más de 25 especias», subrayan. Algunas son secreto de arcano, otras se atisban con sólo probar unos tragos. El Perdón se ‘gana’ a base de aromas a hierbas del monte, fruta confitada, especias dulces, hierbas silvestres, regaliz, canela y naranja. «Nosotros lo definimos como el néctar de cortezas, hierbas, flores, semillas y especias maceradas en vino blanco de alta calidad, fortificado con alcohol de origen agrícola y edulcorado con azúcar».

Los entendidos desasnan que en boca el Vermú Perdón es equilibrado, elegante, especiado, amargoso, frutoso, sabroso y largo. «No quisimos que fuera muy fuerte sino algo agradable, de copeo», recuerdan. La fórmula completa —gestada al 100% en León— se guarda tan en secreto como la de la Coca Cola. «Viene de los paladares más selectos. Para darle el visto bueno final se hicieron muchas catas con expertos».

Con sólo un mes y medio en el mercado, la acogida «ha sido muy buena», reconocen unos ‘padres’ que no se conforman. «Tenemos en mente otros proyectos como el de sacar un mosto propio, entre otras cosas». Un diseño diferente —con rayas blancas y negras—, sabor que sorprende, formulación propia y una producción mensual de unas 1.500 botellas. Así están siendo los primeros pasos del Vermú Perdón. Sobre su etiquetado, los responsables del proyecto señalan que la idea es adaptarlas a las distintas provincias o lugares donde se consuma en un futuro. Porque el pedir Perdón se va a extender más allá de nuestras fronteras pronto.
Colaborar con entidades sociales, así como patrocinar eventos y bailes vermú son algunas de las acciones que desde Fiebre Creativa pondrán en marcha en los próximos meses para darle aún más recorrido e importancia a su pequeña gran idea.

perdon dentro 1

Tanto el diseño como la fórmula del Vermú Perdón lo desarrollan los leoneses de Fiebre Creativa. FIEBRE CREATIVA

DZ20P2F2-11-59-20-7
DZ20P2F3-12-00-13-6