Ribas del Cúa, un joven con carácter


www.diariodeleon.es
Tiene la frescura de un joven con carácter y la intensidad aromática y gustativa de un cóctel de frutas. Goloso, ligero, apetecible y moderno. Y barato. Lo tiene todo para gustar y triunfar en un mercado cuyas exigencias se ajustan ahora a ese perfil.

RAFAEL BLANCO

Nació de la idea de elaborar un vino joven, que fuera distinto a otros de la bodega e incluso a otros mencías del Bierzo. Un vino que conservase la frescura y los aromas tropicales, que fuera fácil de beber y que nos permitiera tenerlo en el mercado para la campaña de Navidades».

Definido así el perfil por la dirección técnica de la bodega para buscar «otro tipo de mercado porque no es el típico mencía», a Pilar Millán García, su enóloga, le correspondía fijar los criterios de elaboración, que ideó con la fórmula de una fermentación que mezcla, en porcentajes que reparte en un 30% y un 70%, la tradicional carbónica y sin hollejos. De esa manera, la uva entra sin raspón en depósitos de acero, inicia la fermentación carbónica y cuando el aporte coge cierta densidad se prensa muy ligeramente para que pueda continuar la fermentación ya sin las pieles. El éxito de la primera elaboración, a partir de la vendimia de 2012, que se agotó de manera inmediata, animó a la bodega a seguir por ese camino, pero incrementando la producción y siempre bajo el compromiso de sumar a las excelencia organolépticas del vino otra razón de mucho peso en su compra: el precio más que razonable —menos de tres euros— que exigen los tiempos y las nuevas tendencias de consumo, sobre todo para un público joven. Estados Unidos, el mercado español de la alimentación y la rotación en la hostelería beben este joven Ribas del Cúa que abre la carta de elaboraciones de la bodega bajo la etiqueta de referencia.

Bajo la idea de que «es bueno que la gente siga consumiendo vino aunque sea de otro tipo», la bodega elabora como vinos de la tierra de Castilla y León los Terra 70 (150.000 botellas; 1,53 euros en bodega) y Terra 70 Roble (4.000; 3,34) el primero desde 2008 y el segundo a partir de 2012. Mezclan Mencía, Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot y dan salida por la vía de los lineales de las gramdes áreas comerciales a esas otras variedades del viñedo propio. El Adras (90.000; 3,59), que vive tres meses en barrica, recoge una mayor aportación de Tempranillo (70%), frente a Cabernet Savignon (20%) y Mencía (10%), y excluye la Merlot.

RIBAS DEL CÚA SA, BODEGAS Y VIÑEDOS

www.ribasdelcua.com
Finca Robledo. Cacabelos

Nacida de un proyecto tan ambicioso como cabal, es modélica en su concepción y por sus medios técnicos. Tiene 43,5 hectáreas de viñedo compuesto como un puzzle a partir de múltiples compras en tono a un paraje concreto —algo más de la mitad es Mencía, hay una cuarta parte de Tempranillo, un veinte por ciento de Cabernet Sauvignon y apenas dos hectáreas de Merlot— y una imponente y moderna bodega coronando la finca Robledo. Su excelente ubicación y orientación en un mirador sobre la ve-ga del Cúa, con magníficas y amplias instalaciones y medios tecnológicos
—tiene capacidad para elaborar 950.000 litros al año y dispone de una cava climatizada de más de dos mil metros cuadrados— y las cepas a la puerta le han permitido desarrollar un interesante proyecto enoturístico a partir de su integración también en el programa
Rutas del Vino. Al margen de su línea básica de vinos, los Ribas del Cúa Oncedo, (ocho meses), Mencía (doce) y Privilegio (trece) ponen nivel a la calidad y la capacidad de elaboración de la bodega.

Calificación: DO Bierzo Tipo: Tinto joven. Variedad: Mencía. Grado alcohólico: 13,5º. Servicio: 15-16 grados. Consumo: En un año. Producción: 32.000 botellas. Precio en bodega: 2,91 euros.

■  Rojo picota con tonos violetas. 
■  Gran intensidad aromática, con dominio de los frutos rojos (frambuesas, cassis y grosella) y negros (mora y cereza), así como los tropicales (plátano y piña). 
■  Muy agradable, equilibrado, untuoso, fresco y largo, con un final aromático muy intenso