Viña Miranda,
godello de pura cepa


www.diariodeleon.es
El Godello «es el vino de referencia» en una bodega en la que el volumen lo da el Mencía. Y es también la firme convicción de quienes lo hacen. Los hermanos Fernando y Roberto García Miranda son la tercera generación familiar dedicada a la viña y el vino.

RAFAEL BLANCO

Siempre gusta a quien lo prueba, pero la tendencia en el Bierzo es tenerlo como un complemento de los mencía. Para nosotros es el primer vino de la bodega y creemos que entre todos deberíamos darle un impulso». Roberto García Miranda considera que el medio millón de kilos de Godello que se vendimian anualmente en el Bierzo «es todavía una producción pequeña y, aunque quizá por esa misma razón sea más valorada, creo que debería incrementarse». Cree también que es importante mantener la diferenciación sobre el blanco del mismo varietal de otras zonas de producción y además resaltar su personalidad muy definida.

Aunque el criterio técnico en la bodega lo impone Fernando, integrante de la mejor promoción de enólogos que ha dado el Bierzo, asegura Roberto que el no excesivo grado alcohólico y la sobremaduración de la uva son dos problemas frecuentes en el godello berciano que sería importante corregir. «Nuestra apuesta tiene que ser vinos afrutados, equilibrados y de poco grado. Blancos que sean agradables y muy fáciles de beber, que gusten a quienes lo prueben y que además los recuerden como muy agradables, frescos y ligeros».

Pero para llegar al más alto punto de calidad considera que además «habría que partir del compromiso de realizar una buena selección de levaduras». «Lo ideal —explica— es trabajar con las levaduras de las viñas para evitar que todos tengamos el mismo vino. Seleccionar levaduras autóctonas debería ser ahora nuestra gran apuesta para diferenciar los perfiles del vino y evitar el patrón único que los iguala y los priva de personalidad».

De la producción de tres hectáreas de Godello sobre pies plantados hace más de treinta años la bodega selecciona la mejor vendimia para elaborar desde 1998 el Viña Miranda Regueiro, cuya demanda crece en mayor medida respecto al tinto tanto en el mercado nacional como en el exterior.

La mejor producción de los viñedos propios, nada menos que unas cincuenta hectáreas, que los García Miranda cultivan en Parandones, Toral de los Vados, Villafranca y Valtuille de Abajo se destina al embotellado bajo la referencia mencionada y la de Señorío de Parandones, tinto del año de muy buena hechura que siempre sale al mercado en torno a catorce o quince meses después de la vendimia, justamente cuando el blanco del año.

HIJOS DE LISARDO GARCÍA

Bodegas Hijos de Lisardo García SL
C/ Carretera Parandones-Horta, 32. Parandones

Aunque el godello lleva como su otro ‘apellido’ Regueiro no hay otro ‘Viña Miranda’ en la Bodega. Al menos por el momento. Porque el tinto de la etiqueta negra que comercializa Hijo de Lisardo García SL es ‘Señorío de Parandones’ (40.000 botellas en la previsión de producción de la vendimia de 2014; 2,80 euros en bodega). Es un mencía joven de marcado caracter varietal que sería muy buena base para el joven roble que se ensaya. De todas formas, el 90% de la producción de la bodega se despacha en graneles o ‘bag in box’.

Calificación: Denominación de Origen Bierzo. Tipo: Blanco. Variedad: Godello. Grado alcohólico: 13º. Servicio: 6-8 grados. Consumo: En el año. Producción: 20.000 botellas. Precio en bodega: 4,00 euros.

■ Color amarillo pajizo, bastante claro y con ciertos matices verdosos.
■ Intenso en aromas primarios, abundantes florales y frutales propios de la variedad.
■ Sabor intenso, seco, largo y afrutado. Bien equilibrado. Punto justo de acidez para dejar la boca fresca y limpia.